Parasha Haazinu

Pin It

Resumen de la Parasha Haazinu:

Moshé comenzó un poético discurso al pueblo invocando a los cielos y a la tierra como testigos eternos de sus advertencias. Marcó el contraste entre la fidelidad y la justicia de Hashem, y las formas corruptas de su nación elegida. Si los benei Israel inquirieran sobre la vieja generación, se les diría cómo D's había elegido a Israel entre todas las naciones y cuidado a sus miembros en el desierto como un águila cuida a sus crías. Sin embargo, en generaciones posteriores Israel podría volverse hacia otros objetos de culto. Consiguientemente, D's promete castigar su falta de apreciación negando su favor. En consecuencia, los israelitas debían comprender que sólo por medio de la providencia del Señor podrían rechazar ejércitos muy superiores. Era imprescindible que vieran que existe un sólo D's. Después de completar este discurso, el Señor le dijo a Moshé que ascendiera al Monte Nevo para que pudiera ver la Tierra Prometida antes de morir.

 

Comentario:

Comienza parashá Haazinu diciendo: "Escuchen cielos, y hablaré. Y oiga la tierra los dichos de mi boca. Goteará como la lluvia mi enseñanza. Destilará como el rocío mi razonamiento.

Como la llovizna sobre la grama, y como las gotas sobre la hierba. Porque proclamaré el nombre del Señor: ¡engrandezcan a nuestro D's! Él es la Roca cuya obra es perfecta porque todos sus caminos son rectitud. D's de verdad y sin ninguna iniquidad en él, es justo y recto. La corrupción no es suya, de sus hijos es la mancha... ¿no es él tu Padre que te creó?"

Estas primeras palabras me resultan conmovedoras y estremecedoras al mismo tiempo. En ellas encuentro con claridad lo que se espera de cada ser humano y de su relación con D's y con su prójimo.

Los seres humanos vivimos constantemente preocupados por las preguntas existenciales de la vida. Vivimos preocupados por todo lo que podría llegar a ser y no sabemos si será. Vivimos preocupados por lo que los demás nos hacen o dejan de hacer. Y con D's está preocupación tiende a ser mayor. En el fondo los seres humanos nos sentimos como niños perdidos pero en este texto que acabamos de leer vemos que D's es nuestro Creador. Él es quien nos ha dado la vida, nos sustenta y nos cuida. Él está preocupado por nosotros y nos muestra que los problemas no están fuera de nosotros. Nuestros miedos, dudas, temores, angustias, nuestra ira y alegría, nuestra felicidad y tristeza nacen en y de nosotros. Por esto es que al comenzar la parashá Hashem nos invita a comenzar el camino de aprendizaje más importante de la vida. Uno que no se logra con cursos cortos o a distancia. Es uno que se vive día a día, es uno que camina paso a paso. El conocimiento y la sabiduría se aprenden con el tiempo observando a nuestro entorno y a nosotros mismos. Tal como sucede con el rocío y la llovizna que caen suavemente pero que en forma sistemática e indeclinable alimentan la naturaleza y le dan fuerzas y vida. D's quiere darnos fuerza y vida para recorrer el camino diario. Él no está lejos de nosotros. Está muy cerca y quiere que le permitamos acompañarnos en ese camino.

Nuestra relación con D's se extiende en nuestras relaciones interpersonales y con la naturaleza, el mundo y el universo que nos rodea. Somos parte de una gran familia, una familia que Hashem quiere unir y guiar para que un día se re-encuentre y nunca más deba vivir separada. Rosh Hashaná es esto. Es la restauración de nuestra relación con D's, con nuestros hermanos y hermanas que nos rodean y con el mundo que Él ha creado. Sólo hace falta estar dispuestos a que nos dejemos guiar y aprender para que un día, cuando venga el mashiaj, podamos 100% y plenamente libres. ¡Shaná tová umetuká!



Pin It