Parashat Ki-Tetze

La Torá describe la única forma permitida de casar a una mujer capturada en batalla

. Si un hombre se casa con dos esposas, y la esposa menos favorecida da a luz a un hijo primogénito, el derecho de este hijo a heredar una doble porción está protegido contra el deseo del padre de favorecer al hijo de la esposa favorecida. La pena para un hijo rebelde, que inevitablemente degenerará en un monstruoso criminal, o para algunos comentaristas, que actuó para interrumpir la relación con Di-s, adorando ídolos, es la apedreación. Entre las leyes enumeradas en esta Parashá se encuentran: 1) Un cadáver no debe ser dejado en la horca durante la noche, porque ha albergado un alma santa. 2) Los bienes perdidos deben ser devueltos. 3) Se prohíbe a los hombres llevar ropa de mujer y viceversa. 4) No se puede tomar una madre pájaro junto con sus huevos. 5) Se debe construir un parapeto (valla) alrededor del borde del techo de una casa. 6) Está prohibido plantar una mezcla de semillas, arar con un buey y un burro juntos, o combinar lana y lino en una prenda. 7) Una prenda de cuatro esquinas debe tener hilos retorcidos - tzitziot - en sus esquinas. 8) Las leyes relativas a las relaciones ilícitas son detalladas. 9) Cuando Yisrael va a la guerra, el campamento debe estar gobernado por reglas de pureza espiritual. 10) Un esclavo fugado no debe ser devuelto a su amo. 11) Está prohibido tomar intereses por prestar a un compañero creyente. 12) El pueblo de Yisrael no debe hacer votos. 13) Un trabajador puede comer de la fruta que está cosechando. 14) Se legislan el divorcio y el matrimonio. Durante el primer año de matrimonio, el marido está exento del ejército y se queda en casa para regocijarse con su esposa. 15) No se pueden confiscar las herramientas de trabajo, ya que esto impide al deudor ganarse la vida. 16) La pena por secuestro con fines de lucro es la muerte. 17) La eliminación de los signos de la enfermedad tzara'at está prohibida. 18) Incluso para un préstamo atrasado, el acreedor debe devolver la garantía diariamente si el deudor la necesita. 19) La paga de los trabajadores no debe retrasarse. 20) El culpable no puede ser subyugado por el castigo de un pariente inocente. 21) Debido a su vulnerabilidad, los pobres y los huérfanos tienen derechos especiales de protección. 22) Los pobres deben tener una porción de la cosecha. 23) Un tribunal puede imponer latigazos. 24) El buey no debe ser amordazado mientras trilla. 25) Es una mitzvá que un hombre se case con la viuda de su hermano si el difunto no deja descendencia. 26) Los pesos y medidas deben ser exactos y usados honestamente. Y finalmente, la parashá concluye con la mitzvá para borrar el nombre de Amalek, ya que, a pesar de saber del Éxodo, emboscó al pueblo de Yisrael.

Nuestro legado
La porción de la Torá incluye alrededor de 74 nuevas mitzvot (mandamientos) por eso no estamos hablando de todas estas leyes en este capítulo esperando que todos vuelvan al texto de la Torá para leerlo por sí mismos. El texto de la Torá invita al pueblo de Di-s a ser justo en cuanto a la herencia y el legado (Deuteronomio 21:16). Di-s conoce muy bien la naturaleza humana y sus tendencias al favoritismo. Es muy fácil amar a uno de sus hijos más que a los demás por varias razones. La Torá da el ejemplo de Yaakov que tenía un amor muy especial por Yosef, que fue seguido por un dramático rechazo a Yosef por parte de sus hermanos. La siguiente pregunta de este texto es qué les dejaremos a nuestros hijos e hijas en esta vida. Para algunas personas es muy importante dejarle seguridad material a sus hijos y para ello, están trabajando muy duro, manteniendo lo que reciben de sus padres. Nadie dirá que este comportamiento no es bueno, está bien dejarle vienes a nuestros hijos, pero hay cosas mucho más importantes que debemos tener cuidado de dejarles, como nuestro legado, si queremos volver a verlos por la eternidad: un legado espiritual. Algunos de nosotros tuvimos la suerte de nacer en una familia de creyentes, con padres que nos instruyeron sobre el amor, el amor al prójimo, el amor a un Di-s de bondad que nos cuida. También fuimos instruidos sobre la Biblia y sus mandamientos, sobre el Mesías que ha aceptado morir por nosotros; ese es ciertamente el mayor legado que podemos dejar a nuestros hijos. Por eso la tradición judía dice que la palabra Vehayah, que comienza nuestro versículo indica Simja o Alegría (Vaikrá Rabá 11:7), es digna de regocijarse cuando dejamos como legado a nuestros hijos nuestras posesiones más valiosas, que son nuestro conocimiento de Di-s, su Torá y Yeshua hamashiaj. De esta manera no hay favoritismo, cada niño es diferente, cada uno es libre de aceptarlo o rechazarlo. Eso es bajo su propia responsabilidad, pero como padres nuestro deber es hacer lo mejor para ayudar a nuestros hijos a aceptar y vivir con este Di-s amoroso.

Doble porción para el primogénito
El pueblo judío que recibió la Torá, y la ha interpretado durante unos 3.500 años, la lee e interpreta de varias maneras. Una de estas maneras de interpretar la Torá, es dar todo su valor al idioma y alfabeto hebreo. Ya que cada letra hebrea tiene un valor numérico, esta forma se llama gematría y juega con los valores numéricos del alfabeto hebreo. La Torá afirma sobre el primogénito: "No, él tiene que reconocer como primogénito al hijo de la mujer aborrecida por darle una doble porción de todo lo que posee, porque él es el principio de su fortaleza, el derecho de primogénito es de él." (Deuteronomio 21:17). Según este versículo, el pueblo judío tenía la costumbre de dar una doble porción de la herencia al primogénito. No solo es un mandato de la Torá, sino que lo justifican también por la gematria de la palabra hebrea para "primogénito" esta palabra es בְּכֹר es bechor una palabra compuesta de tres letras. La primera letra es בּ Beth, que está justo después de Aleph, el valor numérico de Aleph es 1, y el valor numérico de בּ Beth, el doble, vale 2. La segunda letra es כ Chaf y sigue a la letra Yod, el valor numérico de Yod es 10 y el valor numérico de כ Chaf, duplicado, vale 20. La tercera letra es ר Resh que sigue a la letra Kof, el valor numérico de Kof es 100 y el valor numérico de ר Resh, duplicado, vale 200. Así, la palabra hebrea para firstbornּ בְּכֹר incorpora la idea de "doble". Está formado por 3 letras que tienen el valor de 2, 20 y 200, cada letra dobla la anterior letra hebrea, Esto, además del hecho de que es un mitsvah de Di-s para dar una doble porción al primogénito. Debemos recordar lo que había detrás de esta idea, no solo para tener cuidado de que el primogénito no se vea perjudicado por ninguna razón, sino también, para preservar la herencia de la tierra que fue distribuida a la entrada de Canaán entre las familias israelitas.

Devolución de objetos perdidos
Una de las mitzvot de la Parashá de esta semana es la mitzvah de Hashavat Aveidah "devolver un objeto perdido" a su legítimo propietario (Deuteronomio 22:1-3). En la Parashá vemos una conexión entre las mitzvot hacia el otro y hacia Di-s. El trato con los demás y nuestro compromiso con Di-s van de la mano. ¡Uno debería hacer de las mitzvot su negocio y su negocio una mitzvah! Hashavat Aveidah - devolver un objeto perdido en su forma espiritual, se refiere al "arrepentimiento" de Teshuvah. Esto es especialmente significativo en el mes de Ellul (el último mes del año judío), ya que Ellul es el mes de la Teshuváh en el que Israel debe "volver" a Di-s y pedirle que los restaure a su forma original de santidad y pureza. Ese es el concepto judío de la Justificación por la fe, Di-s tiene el poder de restaurar a Israel a su santidad y pureza original, la que le dio inicialmente a Adán. Es realmente como si nunca hubiéramos pecado. Alabado sea Di-s por su bondad con Israel. Si cuando el burro de uno se ha extraviado debemos ayudar, cuánto más debemos ayudar cuando vemos a una persona extraviada espiritualmente (Deuteronomio 22:4). Si es un mitzvah para ayudar cuando un burro que cayó bajo su pesada carga, cuánto más cuando una persona necesita ayuda y una mano que la levante física o espiritualmente. Uno de los sabios se dio cuenta de que la mitzvah de Ahavat Yisrael "ama a tu prójimo como a ti mismo" también se aplica a uno mismo. Uno debe "amar" y considerar sus necesidades espirituales personales (a ti mismo) y responder a ellas. Lo mismo se aplica si vemos a nuestro prójimo que está espiritualmente perdido, debemos ayudarle, en el espíritu de Hashavat Aveidah "objeto perdido" a volver al camino correcto.

Mezclar semillas y lino
Hay tantas mitzvot (74) en esta sección de la Torá, que no escribiremos sobre cada una, pero podemos subrayar dos de ellas en Deuteronomio 22, la primera, sobre "no mezclar las semillas": "No debes plantar tu viñedo con dos clases de semillas, o de lo contrario toda la cosecha se perderá, tanto la semilla que plantes como el producto del viñedo". (9) Y en segundo lugar sobre "no usar lino mezclado en las prendas de vestir "No debes usar una mezcla tejida, lana y lino juntos". (11) Estas dos mitzvot eran para recordar a los israelitas su vocación especial en todas sus actividades, para ser honestos y no engañar a nadie.

Buey y burro
La Torá dice: "No ararás con buey y burro juntos" (Deuteronomio 22:10). Nuevamente aish.com nos da una apreciación diferente a la de los eruditos judíos, primero Ibn Ezra explica que "esta prohibición es por lástima para el burro que es más débil que el buey y arar con el buey está más allá de su fuerza". En segundo lugar, el Daas Zekainim explica una razón para este mandamiento. "Ya que un buey mastica su bolo y un burro no, el burro sufrirá el dolor de la envidia cuando vea que el buey tiene comida en su boca, y él no tiene." Tercero, el Rabino Chaim Shmuelevitz comentó: "Esta es una gran lección de cuán sensibles debemos ser para evitar causar el dolor de la envidia a otros. Si tenemos que ser cuidadosos con los sentimientos de un animal, más aún con los de una persona”. Nota: el buey no come más que el burro; el burro solo piensa erróneamente que es verdad. Y finalmente el rabino Packous nos recuerda el consejo dado por el rabino Pliskin, "ten mucho cuidado de no presumir de tus logros o posesiones si los demás pueden sentir envidia. No alabes a alguien en presencia de una persona que pueda sentir envidia de esa persona." Y concluye con el Midrash: "¿Cuánto mayor será el castigo para aquellos que no muestran amabilidad con alguien que sí la requiere?” (Vayikra Rabá 34:8).

Tzitzit o Borlas
Los que caminan por el barrio religioso judío han notado que los judíos ortodoxos siempre llevan borlas en la esquina de sus ropas. Algunos las dejan ver a todos los ojos, y otros las esconden dentro de sus ropas, esto es para ser fieles a la mitzvah descrita en la Torá: "Te harás Tzitzit en las cuatro esquinas del atuendo con el cual te cubres" (Deuteronomio 22:12). Es una mitzvah positiva, que les advierte, de manera positiva, de que recuerden a Di-s. No es la primera vez que Moisés da esta orden, ya lo hizo en el libro Bamidbar (Números) 15, 37–41. Si muchos de estos judíos ortodoxos quieren que las Tzitziot sean visibles, es porque el versículo dice: "así que cuando los mires, recordarás todas las mitzvot de H’Shem". Cada vez que un creyente ve estas borlas, recuerda que es un miembro del pueblo de Di-s, y debe comportarse de manera diferente a cualquier persona en la calle, dando testimonio de Di-s en el cumplimiento de sus mandamientos.

Haftarah
Isaías 54:1-10
Hoy estamos leyendo el texto de Isaías 54, y en particular el versículo 1. Este versículo ha sido citado por el Rabino Shaul que luego da una explicación. Es un texto largo, pero es necesario leerlo para entender el texto de Isaías. (Gálatas 4:21-31). Queremos confesar aquí que hemos leído este texto muchas veces, y siempre nos sorprendió e incluso nos dolió que este texto comparara a Yisrael con Agar y no con Sara, porque está claro en el Génesis, que el hijo de la promesa, Isaac, que será el antepasado de Yisrael, es el hijo de Sara y no de Agar. El Génesis también deja claro que Agar fue la esposa rechazada. Aunque Agar estaba casada con Abraham, se divorció y fue enviada con su hijo Ismael, quien se convirtió en uno de los antepasados de los árabes y más tarde del Islam. De repente, leer en los Escritos Apostólicos que Yisrael está representado por Agar fue por lo tanto difícil de entender. Comenzamos a entender este texto de Gálatas 4 solo cuando volvimos a Isaías 54 y estudiamos este texto al que se refería el Rabino Shaul. El Rabino Shaul conocía muy bien el Tanaj, era un doctor en leyes; por lo tanto, debido a su educación y erudición debemos escuchar lo que tiene que decir sobre los textos del Tanaj. Así que trataremos de entender el razonamiento del rabino Shaul. Él ha identificado claramente a estas dos mujeres de Isaías 54:1 como Sara y Agar. La esposa desolada (divorciada), Agar, representa a Israel, y la esposa casada, Sara, representa a la kehilah (congregación). Parece que el rabino Shaul considera Isaías 54 como una parábola o una ilustración de la familia de Abraham. Está claro que Abraham tenía dos esposas. La primera fue Sara, que viajó con él desde el principio. Ella era por nacimiento un pariente de Abraham y luego se convirtió en su esposa cuando se casó con ella. Agar, sin embargo, era una segunda esposa, que le fue dada como sirvienta por el Faraón de Egipto - por eso se la llama egipcia (Génesis 16:1). En el libro del Génesis, Agar no era la concubina de Abraham, sino su esposa (Génesis 16:3). Si volvemos al texto de Isaías 54, hay más bendiciones (hijos) para los desolados (Agar o Yisrael) que para los casados (Sara o la kehila de Yeshua). El texto continúa consolando a la mujer desolada o Yisrael (Isaías 54:2-8). Si seguimos la alegoría del Rabino Shaul, entendemos este texto en el contexto de la familia de Abraham. Abraham tiene una esposa, Sara, que era estéril, por lo que se casó con otra esposa, para tener hijos, la egipcia Agar, que era una joven mujer y la sirvienta de Sara. Pero, después de que Agar diera a luz a un niño, Ismael, Sara dio a luz a Isaac, el hijo de la promesa. Sara le pidió a Abraham que despidiera a Agar y a su hijo. Después de la muerte de Sara, Abraham tomó otra esposa: Keturah (Génesis 25:1). Lo que es muy interesante es que la tradición judía identifica a Keturah con Agar. Di-s sigue amando a su pueblo, en comparación con Agar. Estamos encantados por la compasión de Di-s que nunca cesa (54:7). Este texto es una afirmación del amor eterno e incondicional de Di-s por Yisrael (54:8).

Escritos Apostólicos
Hechos 6:1-7
En el texto de la Parashá, Di-s se preocupa por la felicidad de cada miembro de Su pueblo. Por eso vemos que Di-s quería que los pobres, huérfanos y viudas fueran alimentados. La misma preocupación se encuentra en los Escritos Apostólicos, la palabra viuda(s) está presente 32 veces en esta segunda parte de la Biblia. Yeshua, se conmovió con las viudas que conoció (Lucas 7:12; 18;3; 21:2). Otro texto de los Escritos Apostólicos es el capítulo 6 de los Hechos, un libro que da la historia del primer desarrollo de la kehilah (Asamblea) de Yeshua. El comienzo del capítulo 6, nos introduce a un desafío que los Talmidim enfrentaron en Jerusalén. Aunque Jerusalén era la capital del pueblo judío, la mayoría de los judíos vivían en la diáspora. Fueron deportados a Babilonia unos seis siglos antes, y en la época de Yeshua y su kehilah, las mayores comunidades judías estaban en Roma, Babilonia y Alejandría. Los judíos venían a Jerusalén para las fiestas de peregrinaje, y la llegada de estos "turistas" trajo a Jerusalén sus principales recursos: los diezmos y las ofrendas, y el dinero gastado en la ciudad para los servicios religiosos en el templo y para su sustento. De hecho, Jerusalén no era una ciudad rica, la mayoría de los huérfanos y viudas tenían que ser apoyados por organizaciones benéficas. Muchas viudas y huérfanos estaban entre los que aceptaron a Yeshua como el Mesías, creer en el Mesías era una esperanza en el Maljut Hashamayim (Reino de Di-s), para una vida futura mejor. La mayoría de las viudas, miembros de esta nueva hermandad no tenían recursos y los Shilijim tuvieron que organizar una distribución justa de los pequeños recursos que tenían en sus manos. Más tarde, el rabino Shaul, que era un discípulo cercano del rabino Gamaliel, sería un ferviente creyente de Yeshua, organizaría desde la diáspora una colecta de fondos para los "santos" de Jerusalén (1 Corintios 16:1). Como la comunidad creía en la pronta vuelta de Yeshua, los creyentes de Jerusalén fueron invitados, no obligados, a poner todas sus posesiones al servicio de la comunidad (Hechos 2:44-45). De este modo, tenían algunos recursos para compartir con la gente necesitada. Sin embargo, esta distribución no fue fácil, y aunque los Talmidim comprobaron desde lejos lo que sucedió durante estas distribuciones, algunas personas no estaban contentas (Hechos 6:1). Recordemos que los Notzrim (comunidad de Yeshua, que más tarde se traducirá como ‘cristianos’) eran unas diez mil personas en Jerusalén. Representando así una buena porción de la población, y aceptaban el concepto de tzedaká para alimentar a los pobres. Esto se consideraba como una mitzvah de la Torá. Por lo tanto, los discípulos de Yeshua tenían la misma preocupación por las viudas, los huérfanos y en general por cualquier persona en necesidad. Los talmidim (discípulos o Apóstoles) de Yeshua aprendieron de él que era importante cuidar de los más pobres y débiles de la comunidad. Por lo tanto, aunque esta primera comunidad no era rica, y estaba al principio de su misión, querían cuidar de los más pequeños y los más pobres de la comunidad. La tarea era tan grande, que los Apóstoles no pudieron servir a los necesitados y al mismo tiempo predicar los mensajes de Yeshua a la población de Jerusalén, por eso el texto sigue diciendo: "Y los doce convocaron a todo el número de los discípulos y dijeron: 'No es justo que dejemos de predicar la palabra de Di-s para servir a las mesas'." (2). Dieron un consejo muy sabio (3-4). Fue el primer intento de organizar la comunidad de creyentes. Esto nos recuerda la experiencia de Moisés en el desierto que hizo todo como el único líder, hasta que Jetro le dio el sabio consejo de organizar el pueblo de Di-s y nombrar líderes. Los apóstoles fueron los líderes de esta nueva comunidad, sin embargo, aplican muy pronto algunos principios de "democracia" y de decisiones colaborativas. De hecho, los comentaristas consideran que el primer gran concilio de la iglesia se describe en Hechos 15, pero no podemos reducir o minimizar la importancia del concilio de Hechos 6. Los Apóstoles, como líderes de la comunidad, reunieron una gran asamblea administrativa y sometieron sus ideas a esta reunión de creyentes (5). No fueron los apóstoles quienes eligieron a los siete primeros diáconos (sirvientes) sino que la asamblea reunida, eligió a Esteban, Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolao. No sabemos cuál fue el proceso de esta elección, pero está claro que organizaron la reunión en una especie de comité de nominación y luego, cuando seleccionaron y nombraron a los nuevos líderes llamados "diáconos", presentaron a estas personas recién elegidas a los Apóstoles (Hechos 6:6). La elección fue exitosa, confiaron en el Ruaj Hakodesh, y Él bendijo el proceso y a esta asamblea. El comité de nominación escoge a personas comprometidas con Di-s que cumplieron su deber con éxito. La elección de estos 7 hombres, fue aprobada por los apóstoles, ellos recibieron la primera Semikhah (ordenación) de las manos de los apóstoles que oraron por cada uno de ellos. Aunque uno de los presentes, Esteban, sería el primer mártir de Jerusalén (Hechos 7), estas personas fueron instrumentos en la mano de Di-s para ayudar a la comunidad a crecer numéricamente (Hechos 8:12; 38), y espiritualmente, uno de ellos, Felipe era el proclamador de la Buena Nueva y sus cuatro hijas eran profetisas en la Kehillah (Hechos 21:8-9). Después de esta elección y del servicio prestado por los 7 diáconos, nunca escuchamos ninguna queja de las viudas hebreas o helenistas. Más aún, la elección fue tan exitosa y el servicio a las viudas y huérfanos tan bien organizado, que su amor y unidad fue un poderoso testimonio en Jerusalén y ayudó a la comunidad a crecer aún más que nunca (Hechos 6:7).